¿Necesitas ayuda?
¡Llámanos!
(+34) 902 737 467
Lun-Vie 9:00-20:00 Sab 10:00-18:00

Crucero Francia

Sería imposible clasificar todas las razones que convierten a Francia en el país más visitado del mundo: sus sesenta millones de visitantes no llegan a Francia tan solo para sacar una foto de sus sublimes iglesias, los Castillos del Loira o de la Torre Eiffel; quieren dejarse llevar por su encanto mítico y respirar la genialidad de la cuna de la Revolución, ¡la nación que ha creado el siglo de las Luces y que produce más de doscientas cuarenta y seis variedades de queso!

Población : Los franceses representan un 1% de la población mundial. Un 92% de los habitantes son franceses y el resto está representado por diversas nacionalidades que han elegido esta rica tierra como país de acogida. La tasa de natalidad es superior a la media europea.

Religión : Francia es, según la Constitución, un país laico, aunque la presencia de diferentes religiones en el país ha causado algunos problemas. El 62% de los franceses se declara católico aunque no necesariamente practicante, un 6% de la población es musulmana, un 2% es protestante y un 1% judía. El 26% de los franceses no cree en Dios.

Historia : Gracias a su papel motriz en el ámbito político y territorial europeo y mundial, la Francia que hoy conocemos es el resultado de una historia turbulenta a lo largo de los siglos.
El espíritu de libertad bajo el que se fundó la República Francesa corresponde a los ideales de los primeros grupos étnicos que se instalaron en su territorio, y su nombre proviene del pueblo de los francos, cuyo nombre significa ?hombres libres?. Estos fundaron diversos reinos en el interior del imperio romano que Julio Cesar había ampliado al conquistar las regiones habitadas por los Galos. Los territorios casi independientes que formaban el territorio francés fueron reunidos por el rey Clovis de la Dinastía Merovingia en el año 507. A partir del siglo VIII Pipino el Breve extendió el reino de los Francos, que se transformó en Imperio con Carlomagno y su nieto Luis el Piadoso. Tras su muerte, el reino quedó dividido en dos: la Francia oriental y la Francia occidental, que, tras los juramentos de Estrasburgo en el 842, fueron considerados como dos entidades diferentes (Francia y Alemania). Los Carolingios se mantuvieron en el poder hasta la elección del duque Hugues Capet como Rey de los Francos. La dinastía de la Casa de Plantagenet se opuso al reino de los Capetos, lo que dio lugar a la Guerra de los Cien años. El reino de Francia se formó bajo la dinastía de los Capetos e hizo frente a diversas guerras de religión y a la expansión territorial y política española, a la que Luis XIII y su Ministro Richelieu pusieron fin.
En 1789 tuvo lugar el acontecimiento que marcó la transición de la época moderna a la contemporánea: la Revolución francesa, cuyas principales consecuencias fueron la abolición de la monarquía absoluta de los Capetos y la proclamación de la Primera República. Napoleón Bonaparte si hizo con el mando de la república en 1799, convirtiéndose en emperador del qué ahora se conoce como el Primer Imperio francés (1804-1814) y ganando posiciones sobre una gran parte de Europa. Tras las derrotas sufridas contra el Reino Unido, Prusia, Austria y Rusia, se restableció la Monarquía y se promulgó una Carta en el 1814. Napoleón retomó el poder durante el período conocido como los Cien Días, que se terminó tras la revolución de las Tres Gloriosas, la restauración del rey Luis XVIII y la promulgación de una nueva Carta. La aparición de nuevas capas sociales como la burguesía marcó esta época. Como consecuencia de la Segunda República (1848-1852), Napoleón Bonaparte se autoproclamó Emperador y se inició un periodo de gran prosperidad. En la Guerra Franco-prusiana de 1870 Napoleón III fue vencido por completo y su régimen fue sustituido por la tercera república francesa. Francia dio a su imperio colonial su forma casi definitiva en parte gracias a las victorias de la Primera y la Segunda Guerra Mundial. La Cuarta República Francesa se estableció tras la Segunda Guerra Mundial, y luchó para mantenerse como potencia mundial. La Quinta y definitiva República se instauró en el 1958 con un régimen semi-parlamentario, y desde entonces Francia juega un papel fundamental en la política europea con una de las economías más fuertes y poderosas del mundo.

París es ciertamente una de las ciudades más bonitas del mundo: una increíble fusión de arte, cultura, vida nocturna, vanguardia, romanticismo... En París, la capital francesa, se vive ?la vida en rosa?, y es una digna representante del encanto extraordinario de este país. Sus más que conocidos monumentos no necesitan presentación: el Arco de Triunfo, la Torre Eiffel, la Catedral de Notre Dame, la Opera, el Sacré Coeur de Montmartre, el Louvre y, desde hace ya una década, Eurodisney, convierten a Paris en el primer destinacion turístico de Europa.
Niza, la capital de la Costa Azul es actualmente una ciudad cosmopolita con mucho encanto. Pasead por el paseo marítimo, la famosa Promenade des Anglais, entrad en los restaurantes del casco antiguo y en los museos Matisse y Chagall y visitad las espectaculares colinas de Cimiez donde también encontraréis las antiguas arenas de la época romana.
Las animadas Villefranche, Antibes y Cannes, junto con sus conocidos puertos, se encuentran a pocos kilómetros de distancia. Si os gusta esquiar, los Alpes Marítimos os ofrecen la posibilidad de gozar de las maravillas de la nieve con un clima más que agradable.
Los romanos eligieron precisamente Lyon al llegar por primera vez a territorio francés. Con su casco antiguo que forma parte del Patrimonio Mundial de la Unesco, esta encantadora ciudad francesa está situada entre el Ródano y el Saona. La península situada entre los dos ríos es el centro de la Lyon moderna y en ella encontramos la bonita ?Place des Terreux'. Accesible en funicular y construida en un estilo neo- bizantino, no podéis perderos la basílica de Notre Dame de Fourvière, que sobre colina de Fourvière vela esta ciudad rebelde y vibrante.
Estrasburgo, en el cruce entre Francia y Alemania, os encantará gracias a sus canales, que les hacen merecer el apodo de pequeña Venecia. La ciudad es muy conocida gracias a su pintoresco mercado de Navidad que se enciende en la plaza de la Catedral de Notre Dame, una impresionante construcción de estilo gótico. Estrasburgo es la sede del Parlamento Europeo, el cuerpo parlamentario de la Unión Europea.

�Cuándo salir?

En un país tan grande y diverso, cualquier momento es bueno para salir de viaje ya que en cada estación y época del año encontraréis actividades diferentes. Durante la primavera el clima es agradable por todo el país y si vuestro destinacion es el sur de Francia, podréis aprovechar aún del buen tiempo en octubre.
Además, el 21 de junio, día de la Fiesta de la Música, el Hexágono se anima con fuegos artificiales para dar la bienvenida al verano: ¡entre junio y septiembre las fiestas locales y los festivales de música se suceden sin descanso! Los fuegos artificiales del 14 de julio (fiesta nacional), el Festival de Teatro de Aviñón, el Festival de Jazz de Niza o las noches musicales de Vence os harán pasar unas vacaciones inolvidables... Aunque si preferís pasear entre estrellas de cine durante el Festival de Cine de Cannes, tenéis cita en la Croisette, el paseo marítimo de Cannes en el mes de mayo.

Modalidades de salida

Los ciudadanos europeos tan solo necesitan su Documento Nacional de Identidad o su Pasaporte vigente.



Cruceros Europa del Norte / Fiordos

Cruceros Francia de oferta

Todos nuestros cruceros Francia

Ok

Top Escalas